Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Sunday, November 21, 2010

Navidad en Nicaragua 2010

Sirva la presente entrada como una especie de “documento de consulta” para usted amigo o amiga que me lee en el 2025, y que encontró estas palabras gracias a GoogleMentalSearch. Documento que da fe que en algún momento de nuestra historia, Managua fue la capital latinoamericana con más árboles de navidad per capita. Y lo digo no sólo por los árboles que anuncian la llegada del 2011, que algún despistado extranjero podría confundir con “el año del rosado chicha”, sino también por otros que ponen algunas compañías en una especie de competencia por ver quién-es-capaz-de-hacer-el-despliegue-publicitario-más-grande, o también llamado, “guerra de las chequeras”.

Amigo que me lee en el 2025, resulta que leyendo el otro día un medio oficialista, me encuentro con una noticia que se titulaba “Talleres van terminando las piñatas para Navidad Solidaria”. ¿La noticia?, que las fábricas de piñatas están por terminar las 150 mil que el gobierno encargó para las fiestas navideñas 2010. Hace un año, para estas fechas, se armó un gran “burumbumbum” con lo de la Feria de los Niñ@s Felices que el gobierno mantuvo aproximadamente un mes en el Malecón de Managua, con todo y pista de patinaje sobre hielo incluida.


Las discusiones fueron acaloradas, levantaron polvareda -y ya se me están acabando los eufemismos-. Y aunque coincidía con algunas de las críticas, me parecía que se estaba perdiendo la perspectiva del asunto.

Y es que no vengo a contarles ningún secreto cuando les digo que hay miles de niños que no tienen la posibilidad de disfrutar de una piñata en navidad, ni de ir a montarse en una rueda Chicago, a un carrusel, etc., y este “regalo” del mismísimo comandante (como bien nos recordaban los medios oficialistas), tengo la impresión, quedará marcado en la memoria de los miles de niños que disfrutaron de esa feria y piñatas.

Y es que antes de la mentada Feria la única diversión en familia que recuerdo en estas épocas era ir a encender las luces de un árbol navideño de gran tamaño a una rotonda, cuya “estrella” era el logo de una empresa de bebidas que no quiero recordar ahorita, o el más reciente ubicado frente a una rotonda, cuya “inauguración” ocasionó un congestionamiento tal que hizo que muchos managüenses le mentaran la mamacita a Santa Claus.

A partir de la encendida del árbol, sospechosamente parecida a la tradición niuyorkina en el Rockefeller Center, se podía ir los fines de semana a dicha rotonda a comer carne asada o sentarse a tomar algo frente al árbol. Si tenías mayor poder adquisitivo, entonces, ir al play land park y disfrutar un rato, hasta que los riales dieran, claro, dejando para las manzanas con caramelo a la salida. Pero diversión gratuita, de eso nel pastel –quizás soy yo, pero ir a ver un árbol que asemeja una alfombra verde gigante no califica como diversión-sana-en-familia.

Estoy en contra de que se diga que las piñatas son un regalo del comandante. No, no lo son. En todo caso, es un regalo de todos los que pagamos impuestos, me gustaría dejarlo claro. Nunca, eso sí, estaría en contra de llevar piñatas a los barrios. El reto es cómo volver esto de llevar piñatas y ferias en algo con cierta institucionalidad, en algo sostenible, que se pueda realizar todos los años sin importar que fulanito o perensejo sean los presidentes, y que diferentes sectores puedan aportar.

Un esfuerzo en el que también la empresa privada contribuya. Si es para poner sus logos, bien, que los pongan. ¿Quieren hacer un tobogán gigante en medio de una plaza con forma de botella?, perfecto, no hay problema. Pero en fin, que sea un esfuerzo conjunto, algo un poco más perdurable que un árbol gigante sintético, algo que brinde diversión sana de verdad. Es más, ya que estamos haciendo esta lista navideña, diría que incluso podría ser rehabilitar uno de los parques públicos que han perdido su esplendor de antaño, como el Luis Alfonso Velásquez Flores, a donde me llevaba mi mamá para que me leyeran cuentos de forma gratuita.

Quizás usted, amigo del 2025, tenga las respuestas a este dilema. O quizás, espero, esté disfrutando en familia de una navidad en el mejor parque de Managua, la capital con más parques públicos de Latinoamérica.

Editado 6:00 pm, 22 de noviembre 2010. 

4 comments:

  1. Sin mencionar la cantidad de luces de mil colores que alumbran la avenida del parque...

    ReplyDelete
  2. Te falto los odiosos cubos del gobierno que estan encima de los arboles.

    No me acordaba de los cuentos teatrales en el Parque Luis Alfonso, todo eso se a perdido, por eso los chavalos no tiene capacidad de pensar por si mismo.

    ReplyDelete
  3. ya pronto cae nieve en managua

    ReplyDelete
  4. me gustó clockwork, me parece justo aclarar que si el gobierno "dona" o "regala" piñatas los que las financian son los impuestados, lo cual no esta del todo mal porque si a mi me llegas a buscar a la casa y me decis "quiere dar para..." ahi nomás le cierro la puerta, que acaso soy banco!? pero ya en serio, seguro la pensaria y al final talvez daria. la cosa es no ser vampirrata y decir que es el comandante que las regala. ah, como yo vivia en los estelis nunca fui a que me leyeran cuentos al luis alfonso :(
    pero si me llevaba mi viejo a la casa de cultura a escuchar a unos bohemiosos imbañables buena onda :)

    yastá pue, un abrazo!

    ReplyDelete