Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Thursday, December 2, 2010

Viejos los caminos...

Otro año que queda atrás. Este no me dejó ninguna “chiva”, ni “burra” ni ná. Sí me dejó la confirmación de estar más viejo, una idea que sobrevuela sobre mi cabeza como un bombillo que se convierte en ladrillo y se cae por la fuerza de la gravedad.

Los meses pasan y este año vio la salida al aire de una radio “oldie” que conmemora los 90s –ahhh, esos años en los que sufría de enamoramiento crónico; y el hijo de mi amiga está entre mis contactos de Facebook y me pregunta por el chat qué es “tonz” o “qui hubo”; y los amigos de mi hermano de 16 años me tratan de “usted”, y mejor paro porque alguien en pijamas puede cruzar rápido la delgada línea hacia la depresión.

Y ante tanto cambio, lo único que puedo agradecer es la inercia de la política de nuestro país, y por qué no, de muchas partes del mundo.

Así, este año vio un "nuevo" conflicto con Costa Rica; un Don entrado en años prometiendo unidad de las fuerzas democráticas en Nicaragua y la certeza de derrotar en las próximas elecciones a Daniel Ortega; el Presidente que quiere volver a serlo; el ex Presidente que también… un destape a nivel mundial de información clasificada que viene a decirnos que la guerra fría en realidad nunca acabó, que los gringos igual que todos tienen doble discurso…

Y es que cuando uno se va volviendo viejito agradece la “seguridad” que brinda que las cosas no cambien, o al menos no de manera radical. Así, uno se acostumbra a dormir del lado izquierdo de la cama, se levanta casi siempre a orinar en la madrugada a la misma hora, y así. Es como cuando uno se pierde el capitulo de la novela de las 7, entra en pánico, te sudan las manos y un escalofrío te recorre el cuerpo. Pero al día siguiente te das cuenta que las cosas siguen más o menos igual: la mala es mala, la buena es buena, y es posible que alguien haya ganado la lotería.

Quizás es por eso que cuando el Presidente interrumpe todos los canales del cable (70 y pico) para hablar en cadena nacional, no me preocupa tanto. Sé que va a decir que tenemos un enemigo, sé que va a decir que debemos estar unidos, sé que va a decir (“Dios mediante”) que todo lo tiene controlado, y aunque sé que me estoy perdiendo Glee, tengo la certeza de que en algún momento habrá un maratón en fin de semana.

3 comments:

  1. Ve hom, no sabia que tenias un blog, muy bueno.

    Abrazos,
    Gabriel

    ReplyDelete
  2. hice mi break tesistico mientras leia la nueva entrada pijamera. no fue un desperdicio de tiempo :)

    ReplyDelete
  3. @Gabriel... sí hom, lo resucité hace poco. Abrazos.
    @Charli... se hace lo que se puede, gracias!

    ReplyDelete