Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Thursday, January 13, 2011

Matamama, vendepatria, traidor

Si se te está empezando a subir la chicha con el título, respirá profundo. Es inicio de año y hay que empezar haciendo enmiendas, y “estar calmado” puede ser una de ellas. Algunos lectores en privado me han dicho que doy muchas vueltas para decir las cosas, que resulto redundante. Los que me conocen en persona saben que eso de “redundante” bien puede servir para describirme de varias maneras.

Motivado por eso, quisiera probar algo nuevo, empezaré diciéndoles cómo termina la historia: celebrando el año nuevo en Little Corn Island, una noche después que nos robaron. Resulta que el caribe te relaja, así que el (los) ladrones pudieron entrar a la cabaña mientras dormíamos. Les dio tiempo de descartar mi ropa y escoger qué podían llevarse de valor, seguro no eran de mi talla. En realidad, ahora que lo pienso, todo empezó cuando decidí (sí, ya sé, yo no decidí) ir a ese hotel de cheles bien llamado por alguien “el ghetto de los gringos”.

Y bueno, el que nos hayan robado no es el motivo de este post, sino las reflexiones siguientes. Resulta que mientras en Managua y cabeceras departamentales había una cantidad increíble de policías aplicando la ley, en Little Corn Island, destino de turistas, “cundido” de cheles, no había ni uno solo. Tampoco llegaron cuando los líderes de la isla los llamaron para decirles que hubo un asalto a turistas, -“demasiado complicado para año nuevo”-, deben haber pensado.


Cuando regresamos a Managua, pensé entonces que debía denunciarlo en este blog, pero me detuve: “eso podría resultar dañino para el turismo”. Después de darle vueltas al asunto, me doy cuenta que estaba dispuesto a autocensurarme, a no denunciar una falta de pensamiento estratégico de parte de la Policía (y el gobierno), por el simple hecho de no sonar como un Matamama.

Entre el burumbumbum con Costa Rica, la vida política del país, y loqueras que de verdad nadie sabe por qué son como son, da la impresión que uno tiene que pensársela varias veces antes de expresar su opinión sobre algo que está mal o que quizás podría ser mejor.

Y cuando uno finalmente se decide y denuncia algo, o simplemente dice cómo son las cosas, ya sea contra este gobierno, la oposición o el broder que decide si deberían haber policías en una isla llena de turistas, te cae la zopilotera, es decir, te llueven criticas de todos lados. Para ilustrarles el punto, les ofrezco como ejemplo el caso de una periodistas que hizo una crónica contando que poca gente llegó a un acto político del autonombrado candidato de la unidad, y días después fue acusada públicamente en un artículo de opinión en el mismo diario de tener intereses ocultos para “ensuciar” el nombre del ilustre personaje.

Por cosas esas, la gente se siente con la autoridad moral de acusarte de vendepatria, traidor, matamama… esto, viéndolo en perspectiva, es lo más fácil. Lo más difícil sería aceptar que las cosas pueden mejorar, que nosotros somos en parte culpables de cómo son algunas cosas en este país, quizás cuando le damos mordida a los policías, quizás porque no queremos aceptar que nuestro “líder” no es perfecto, que le vendría bien una crítica constructiva si pudiera aceptarla como tal. Y bueno, si en general todos comenzamos a comprender que hay margen de mejora, que las cosas no se componen solas, y que si vamos a promover Little Corn Island como destino turístico, al menos deberíamos de poner un policía para que los turistas puedan poner su denuncia.

6 comments:

  1. Cual es el nombre del hotel?

    ReplyDelete
  2. Voy a decirlo en un siguiente post, que "redundará" en el viaje. Saludos.

    ReplyDelete
  3. Qué mala pasada.
    Ve, pero todo tiene que comenzar por algo. Al menos con este blog diste una muestra de le neglicencia de la Policía Nacional y de paso, lo cerrados que podemos en temas políticos.
    Respecto a la historia de la periodista, Amalia Morales es su nombre, lo bueno que se sacó después de ese artículo de opinión en su contra, fue que La Prensa, uno de sus editores, saliera al frente para reconocer que Morales es una -yo diría la mejor- cronista en su generación generación.
    Saludos,

    ReplyDelete
  4. A nosotros (mi esposa y yo) nos robaron en Orinoco, Laguna de Perlas, en el 2006. Andábamos turisteando por el área, y fuimos tan suertudos que pegamos con el festival garífuna que se celebraba en Orinoco, una comunidad en donde no hay energía eléctrica y donde la noche es precisamente lo que es: noche, sin luz. El ladrón entró en la casa de la señora donde estábamos durmiendo, una líder de la comunidad garífuna a la cual todos conocen. Era de noche. El maje tomó el cuchillo de la cocina, entró a nuestro cuarto y nos amenazó y robó un poco más de mil pesos y un celular. Aterrados, nos encerramos y esperamos que llegara alguien, porque afuera no se veía absolutamente nada. Al final de todo el rollo, la policía, que sí estaba presente esa noche del festival (aunque en la isla no hay ningún oficial) dio con el maje y lo pudimos identificar. Se había gastado los riales en guaron. A la hora de escribir la denuncia, ningún agente policial (eran 4) tenía un lapicero. Un jodido lapicero! Casi que no podemos escribir la denuncia por un bendito lapicero. Al día siguiente lo dejaron ir, según nos contaron luego. Todo esto por supuesto no contribuye a la seguridad en el turismo interno, y son cosas que deben contarse sin miedo a que te digan matamama o lo que sea. Tenemos que dejar de autocensurarnos y hablar, debatir las ideas y los puntos de vista. Es necesario!

    ReplyDelete
  5. .... serian incontables las historias de asaltos, asesinatos, violaciones, que podriamos contar.. es impresionante que con el paso del tiempo los medios para quejarnos, sean tan sutiles, la teconologia ha colaborado, con aminorar nuestro peso.. pero..??? sin embargo existen otras personas que creen que solo a ellas les pasa.. y que para que jodido van a reclamar si de todas maneras nunca hacen nada... es la maxima exprecion de queja en nuestro pais.. en donde hasta los pendejo de atencion al servicio al cliente nos mastican y nos vale verga... por eso siempre pregunto.. y tengo cuiriosidad de saber?? que estamos haciendo?? que podriamos ahcer?

    ReplyDelete
  6. @anonymous pienso que hay que insistir, hay que denunciar las cosas. te voy a dar un ejemplo: esta persona publicó este artículo denunciando una negligencia de la policía: http://www.confidencial.com.ni/articulo/2079/118-iexcl-contesten-ese-telefono ... unas semanas después, publicó este otro donde explicó que recibió una respuesta http://www.confidencial.com.ni/articulo/2534/quejarse-publicamente-da-resultado ... puede ser que sea una caso aislado, pero nunca se va a saber si no se sigue insistiendo. Saludos.

    ReplyDelete