Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Wednesday, February 16, 2011

Ojalá y baje el precio de los metales

Siempre he tenido la convicción de que manejar por Managua es comparable a una especie de juego de video, se debe estar atento a cualquier sorpresa, ya sea un caballo, vaca, perro o manjol destapado. Hace una semana debo haber estado en el nivel de dificultad “Experto”; tres manjoles destapados en un transcurso de 100 metros. Dos días después, lado opuesto de la ciudad, misma escena. Demasiada casualidad, incluso para Managua.

Para nadie es un secreto que las tapas de los manjoles desaparecen para ser transformadas en pailas de diversos tamaños, quizás para ser “recicladas” o vendidas por libra. “Es la necesidad de la gente” me dijo alguien el otro día. ¿Necesidad?. Vamos a ver.

Thursday, February 3, 2011

¿Es posible sentirse extranjero en su propio país?

No hablo de las diferencias en idiomas y costumbres. Hablo de sentir que tu país ya no es tu país, sino una especie de lugar donde se puede ir sin sacar visa, y uno termina siendo huésped sin algunos derechos. Para que me entiendan, unos ejemplos. Ya les decía en una entrada anterior que en mi viaje a Little Corn Island había pasado fin de año en un bar rodeado de “cheles”, y con una cantidad de nicas que se podían contar sin necesidad de un abacus.

Les contaba además que nos robaron. Se metieron a nuestra cabaña con nosotros adentro bien dormidos. Lo que no les conté es que cuando al día siguiente llegó el encargado de logística del hotel, que por cierto hablaba poco español, y nos preguntó cómo había ocurrido el robo, al narrarle la situación me quedó viendo con cara de no creerme lo que le decía, quizás pensó que estaba tratando de engañarlo, timarlo, sacarle una noche gratis. Al verle la cara e intuir que el hotel no se iba a hacer responsable por el robo (cámara, reloj y accesorios), y para más oírlo decir algo así como –lamentablemente estas cosas ocurren en este país-, pues pensé que lo mejor era poner la denuncia (que al final no se pudo), para al menos dejar un número para la estadística y alejarme de ahí lo más rápido.