Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Monday, March 7, 2011

Pestañeando

Hay aquellos que piensan que nos estamos volviendo incapaces de leer tranquilamente un libro (cosa que yo nunca he podido, valga la aclaración), hasta aquellos que piensan que nos estamos saturando de información. Y una idea no está desligada de la otra, y las dos dependen de Internet, como este blog depende del hospedaje de Blogger.

Será que nos estamos volviendo distraídos, incapaces de analizar, de contemplar. Mientras escribo esto seguro que voy a entrar a alguna Web, ya estoy empezando a ver de “refilón” la ventanita del navegador. ¿Qué noticia que cambiará el mundo me aguarda? Lo más seguro es que ninguna.

Últimamente me he encontrado con la misma idea en mi cabeza. Si ahora tenemos a nuestra disposición tanta información, las 24 horas, un flujo imparable aún con botones de apagado de Internet como los de Egipto o los que se plantean en Estados Unidos, ¿por qué me da la sensación que a mucha gente simplemente no le interesa?


Algunos me dirán: “es que no todos tienen Internet”… Y así es, nadie va a descubrir el agua helada. La otra verdad es que ningún país en el mundo tiene un porcentaje de conectividad del 100% (penetración de acceso: siempre que lo digo mis alumnos se mueren de la risa).

Una preocupación constante de la prensa escrita es que los jóvenes no leen. No leen porque no les interesa, esa es mi opinión “sesuda”. La respuesta de los periódicos ha sido crear suplementos con fotos de bares, la carta de aquel joven que busca amigos, la foto tamaño póster de la estrella del momento y uno que otro “reportaje” con la profundidad de______ (inserte la metáfora que más le guste). Todo con la idea de crear un hábito, que se acostumbren al olor del papel, que “sientan” la noticia.

Y si estas cosas son las que leen los jóvenes (digo, los que leen), no es de extrañarse entonces que de repente uno se encuentre en Facebook o Twitter con algunos que no tienen idea de qué se trata eso de Túnez, Egipto y Libia, de qué habla tanto la gente. ¿Quién es ese Muamar el Gadafi?... cri, cri, cri, canta el grillo…

Y mezclo lo impreso con lo “virtual” porque sin duda el hábito de lectura es algo que se fomenta en la escuela, en la familia, antes que te dejen usar una computadora con conexión a Internet. Igual nuestra capacidad de análisis, de ser críticos, depende mucho de nuestra educación y el placer que encontremos en ella. Así pues que cuando ya se llega a Facebook o Twitter, tampoco vamos a esperar que de repente nos volvamos gente interesada por lo que está pasando más allá de nuestras líneas de tiempo.

3 comments:

  1. El otro dia fuimos con el hermano de mi esposo a comprarles sus textos escolares, entre ellos tenia que leerse el Quijote... lo que les fomentan a estos estudiantes es comprar unos 'resumenes' de estos libros (ni hablar de quien los publica, fomenta, vende, etc).
    Quiza hay un pensum que seguir y el resumen en eso ayuda ("no te podes quedar sin saber algo del Quijote!"), pero tambien es como todo en esta vida, tiene que haber una chispa para enceder un fuego y tiene que haber una rutina para convertirla en habito. Que quiero decir con esto? Que no hay que sorprenderse ante la ignorancia de las personas ante lo que pasa en Libia, porque los Libios pocon saben muchas veces de lo que pasa en Nicaragua.
    Porque habrian de estar interesados entre toda la informacion que han de absorber, aun mas, cuando el dia a dia es una lucha por sobrevivir? El problema no es falta de interes, creo yo, mas bien falta de guia. Un porque nos ha de importar esto o lo otro?
    En cuanto a leer, pues leer es un habito y representa la facultad de tener tiempo para ese habito... a lo Virginia Wolf: para lograrlo hay que tener el espacio donde hacerlo.

    ReplyDelete
  2. De acuerdo con @anonimo , Ademas es mejor leer un libro conpleto que un resumen.

    ReplyDelete