Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Friday, April 8, 2011

Pará la rola

Una voz masculina sexy me habla desde la radio del carro. Hace pausas y parece como si me estuviera carreteando. No le reconozco el acento, pero me imagino que debe ser nica. De repente, una muchacha que llama para pedir una rola lo interrumpe –jodido, las complacencias- pienso.

La voz sexy pregunta a la muchacha si está vestida o desvestida, con una naturalidad que me hace pensar que se conocen de toda la vida. Qué interés tengo yo como oyente de saber si la muchacha está vestida o no, quizás la voz sexy me lo va a explicar ahora. No, equivocado. Opta por preguntarle en qué le puede servir, con un tono de dandy sesentero combinado con un doble sentido que se detecta a la “legua”. La muchacha le sigue el juego –jodido, y la música?- pienso.

La radio, ese medio maravilloso que hace que la gente dentro de su carro parezca loca cantando a gritos al mediodía, vergüenza que no lo es tanto porque uno está en su mundo y de todas maneras igual nos miran cuando nos sacamos los mocos. Nunca he entendido por qué es menospreciada por estudiantes de comunicación, quizás es que todos quieren ser presentadores de TV de alguna revista matutina, o tal vez le “huyen” porque los salarios no son muy buenos. O tal vez es que habemos pocos con voz sexy, lastima.


Una vez me invitaron a un programa de radio a hablar sobre redes sociales. La experiencia me gustó, es más personal que la televisión y no estás pensando todo el tiempo si andas el zipper abierto. Además, cuando entran llamadas al estudio, al menos no te están viendo miles de personas poner cara de “ijole, y ahora qué le respondo”.

El peor programa de todos los tiempos, que he oído hasta ahora al menos, es uno en la mañana en otra emisora que no es la de la voz sexy, que consiste en que el DJ pone una canción que alguien le pide, digamos de Héroes del Silencio. 20 segundos después dejan entrar una llamada de otro broder que decide si “para la rola” o continúa, si la “para” tiene que decidir otra, digamos, una de Prodigy, y así sucesivamente. ¿Por qué quiero escuchar pedazos de canciones y no la rola completa?, quizás la voz sexy me lo diga. No, equivocado, la muchacha le acaba de decir que quiere hablar con él fuera del aire, parece que los locutores de radio tienen más “pegada” que los blogueros, aunque no tanto como los ladiesmen de la TV.

2 comments:

  1. talk sexy to me, clockwork!
    me gusto este tambien :)
    felicidade por el dominio nuevo tambien :D

    ReplyDelete
  2. Chiva, y como saber si la famosa muchacha que habla en la radio no se va a convertir en una futura "atraccion fatal" Mejor un low profile no vaya ser.

    ReplyDelete