Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Wednesday, June 29, 2011

Los tiempos cambian

No hace mucho les compartía que ya había empezado a dudar si todavía pertenecía a ese grupo llamado “jóvenes”. Un grupo donde hay “de todo un poco”. Está el pequeño porcentaje de la población que tiene acceso a la universidad y carreras técnicas, otros que se buscan la vida desde que salen de secundaria, otros no terminan la primaria por diferentes motivos y así sucesivamente se va desgranando el quesillo en trenza que es ese grupo diverso.

Hace muchos años, cuando no había duda que era joven, recuerdo que mi jefe me regañó cuando me quejé por una manifestación del 6%: “qué barbaridad”, me dijo “si estás en la edad en que tenés que pensar que una mejor vida es posible, imagínate después!”. De repente sentí como si me hubieran tirado un balde de agua, tenía toda la razón, tal parece mi vida prematura de almuerzos ejecutivos me estaba llevando a preocuparme más por la circulación en la ciudad, que la lucha por derechos estudiantiles.

Pasó algún tiempo, y cuando Yasser Martínez y otros líderes universitarios se tomaron la UCA, pensé que tenía la oportunidad de hacer la diferencia. Como estudiaba comunicación social pensé, “ve, puedo ayudar a llevar el mensaje a más gente”. Recuerdo que llevé a algunos líderes del movimiento a un canal de TV para que los entrevistaran, dijeran que no eran ningunos “chavalos vagos”, trataran de convencer a la audiencia de la importancia de la “lucha”. La toma duró un par de días y luego se llegó a acuerdos… lo demás es historia.

Saturday, June 11, 2011

Esperando por la cotización que nunca llega

Muy probablemente les ha tocado llamar a empresas para preguntar si tienen algún producto, quizás una silla semiejecutiva -no confundir con la secretarial ni la ejecutiva deluxe-. Lo bueno es que tiendas especializadas en sillas parecen no escasear en Managua, hay combinaciones de la palabra muebles y oficina en distintas formas, seguro también hay una “Casa de las Sillas”, como hay una “Casa de las Mangueras” o “Casa del Perno”.

Espero, por su propia paz mental, que no les haya tocado nunca preguntar por una “goma árabe”, como sí le tocó a una colega de trabajo que cada vez que llamaba a un lugar tenía que explicar que no buscaba chicle, sino resina. Siempre que terminaba la conversación con la “encargada”, se quejaba:

-¿Por qué la gente que contesta en las tiendas nunca sabe nada?

Obviamente es una pregunta retórica, pero ahora que lo pienso, y dado que es fin de semana y tengo tiempo para estas cosas lúdicas, llego a la conclusión que no sólo no saben, sino que tampoco les importa.