Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Monday, October 29, 2012

Destiempo

De pequeño uno se imagina mayor. Imagina tener la libertad para ir a todos esos lugares donde no te dejan ir, hacer todas esas cosas que no se pueden hacer. Luego uno alcanza cierta independencia, usualmente facilitada por un salario y acompañada de alguna que otra jarana, un poco de calvicie y desvelo... y uno es eso y nada más, un poco más independiente.

Con el tiempo los lugares se vuelven menos emocionantes, la gente cambia, y no lo digo en sentido figurado; los grupos se mueven a bares más caros o dejan de salir, comienzan a ir a cenas y jugar Jenga o charada, estrategia secreta para ahorrar y pagar jaranas. Otros se mantienen rebeldes, desafían el desvelo y todo aquello que les pueda generar estados de cuenta de más de cinco cifras.

Y aunque sonaría romántico decirlo, nunca desearía volver a tener 13; la inseguridad en uno mismo, la incertidumbre en el futuro (-¿qué voy a hacer cuando sea viejo, cuando tenga 24 años?-, todavía me lo pregunto a los 30)... que las chavalas me dijeran "te quiero como amigo" o "tenés unos ojos lindos" (cómo eso devino en bateada, tiene que ser el peor revés en la historia de un cumplido)... Si tuviera que pasar por todo eso de nuevo, no sé si sobreviviría.

"La sabiduría nos llega cuando ya no nos sirve de nada", y cito uno de los pocos libros que he leído y así usted, querido lector, puede saber que esto va en serio. El destiempo, eso que en inglés creo que se llama "bad timing". Ocurre cuando querés tener 24 pero tenés 13. Cuando tenés 30 y querés tener 30 y tener lo que otros tienen a los 30, pero no lo tenés... y todo comienza de repente a parecerse al capítulo de final de la segunda temporada de How I met your Mother, en donde Ted y Robin terminan luego de un desafortunado mal entendido y la certeza de tener visiones opuestas de lo que quieren... Sí, algo así es el destiempo.

Friday, October 26, 2012

Capítulo final de temporada, episodio especial

De repente, vi mi vida reflejada en el capítulo final de la primera temporada de una serie de televisión gringa y pasaron las siguientes cosas:

a. mi consejero legal me informa -no, no podés demandarlos, lo que te pasa a vos le puede pasar a otra gente-
b. -NO, ya te dije que NO, no tenés pruebas de que te robaron tu vida- (las cosas legales es mejor explicarlas dos veces, siempre lo he creído)
c. me desvelo para ver los primeros 3 capítulos de la segunda temporada, llegando a la conclusión que en efecto; NO me robaron la vida.
d. me solidarizo con la persona(s) a la que le ha pasado lo que pasó en el capítulo final de esa primera temporada, de esa serie gringa. Espero que los guionistas encuentren consuelo en el hecho de que gracias a sus desgracias trabajan en una serie famosa. A los otros, pues espero que sepan que en efecto, a veces pasan cosas desafortunadas, pero el desenlace aún no llega, en todo caso aparentemente en esa serie gringa al personaje principal le va bien al final.
e. Migomismo, al contarle lo que pasó, empezó a teorizar sobre cómo los seres humanos estamos conectados. Creo que Migomismo se "la fumó verde". Nada de conexión ni 'na, todos estamos llenos de un montón de clichés y eventualmente las cosas se repiten de persona a persona.  
f. después de darle vueltas al asunto, pensé que una manera de crear expectativa para mi próximo post sería escribir sobre este suceso sin importancia, sin decir absolutamente nada sustancial, creando quizás algo de curiosidad en usted querido lector.

Friday, September 7, 2012

Conversación fallida con Migomismo

Desde pequeño me obsesionaba con las cosas. Si quería algo, jodía y jodía hasta conseguirlo, aunque no siempre lo hacía. Sino lo obtenía, agarraba mi mochila y empezaba a caminar hasta donde mi abuela, un trayecto de Don Bosco a Los Robles.

Cuando tenía casi los 5 años empecé a hacerlo bordeando el Roberto Huembes. Rápidamente descubrieron la ruta. Así que la cambié, atravesando el mercado que conocía de memoria; luego por el Polideportivo, parada para pedir agua helada en la casa de la abuela de mi primo en Altamira; ya sin sed, caminaba hasta llegar a mi destino, donde claro, ya me estaban esperando.

Como a algunos les gusta sacar conclusiones fáciles, el que me vea ahora pensará que es imposible que caminara tanto. Pues se equivoca. Todavía me encanta, es sólo que después de que me cachimbearon para robarme un reloj, mi amor por caminar por Managua nunca fue el mismo. Pero bueno, estoy agarrando para otro lado.

Conversando el otro día con Migomismo, le decía que con 30, he llegado a la conclusión que obsesionarse con una idea puede ser clavo. Idealizar es una estupidez, obligarse u obligar a otros a cumplir “tu sueño” es perverso, es una trampa de doble filo, una bomba esperando explotar…

Thursday, August 30, 2012

La Juventud Sandinista que me vio crecer

Con sólo unos meses de vida, conocí a muchos amigos de mi mamá y mi papá, todos de la Juventud Sandinista, a los que por muchos años llamé tíos. Yo los veía mayores, pero haciendo cálculos la mayoría habrá tenido entre 20 y 30, la edad que tengo ahora.

Jodían entre sí y se daban bromas pesadas. Una vez, por ejemplo, me pidieron me hiciera pasar por el hijo de uno de ellos para matarle el rally mientras cuenteaba a una chavala. La broma; ir donde estaban flirteando y decirle "papá, dame riales para un chicle", a lo que el amigo de mi mamá sólo pudo decir "tomá chavalo jodido". Sonrisa en mi cara por ver a todos ellos disfrutando de la broma.

Pero la jodedera y las bromas también iban acompañadas de caras serias, preocupaciones, responsabilidades, algunas de las cuales hasta ahora puedo entender. 

Les confieso que desde hace unas semanas vengo dándole vueltas a esta entrada. Quería contarles que además de haber crecido rodeado de periodistas, antes me había tocado crecer rodeado de algunos de los mejores chavalos de su época, jóvenes comprometidos y dispuestos a darlo todo por una causa. Dispuestos a ofrecer el tiempo con sus familias, a llevar a su hijo con unos meses de nacido al lugar de trabajo; a cuidar al hijo de los otros como si fuese de la familia.

Cuando empecé a ver en los periódicos sobre las actividades de la “nueva” Juventud Sandinista, poco después de la toma de posesión de Daniel Ortega en 2007, tuve sentimientos encontrados. Me parecía que, aunque un movimiento legítimo, no dejaba de ser partidario y de resurgir con el partido en el poder. Me preguntaba dónde había estado esa organización durante los años en que el partido no estuvo en el poder, qué actividades desarrollaron en los barrios, en sus comunidades.

Pensaba eso pero también tenía nostalgia por los años de mi niñez, los jóvenes de aquella época que me vieron crecer, muchos de los cuales por cierto ya no militan en el partido.

Friday, July 20, 2012

Del parque y otras pérdidas

El otro día me decía Migomismo, en broma-enserio, que debe haber quedado tan pijudo el parque Luis Alfonso Velásquez, que ninguno de los medios críticos al gobierno han dicho nada en contra de su remodelación, o mejor dicho, resurrección.

Increíble, ese parque del que tengo infinidad de recuerdos fue descuidado hasta dejarlo morir, quedando reducido a un par de canchas de tenis (sí, ese deporte cuyo último punto tiene nombre), unas otras de basquet y la seguridad de que si uno pasaba por ahí en plan turista camino al parque contiguo donde están enterradas cientos de AKA47 como símbolo del fin de la guerra de los 80s, mínimo salías con una taquicardia por huir de "los amigos de lo ajeno".

Esta pérdida-resurrección me ha llevado a darle vueltas a la siguiente idea: será que los nicaragüenses, acostumbrados a no tener muchas cosas, hemos olvidado cuidar las que sí tenemos.

Tanto nos costó alcanzar una paz y entendimiento relativo, por ejemplo, que a mí me ha dejado perplejo la capacidad con la que muchos nicas dicen, entre trago y trago, que están dispuestos a "luchar" de ser necesario en un futuro hipotético, delirio causado seguro por el repentino subidón de azúcar y deshidratación en el cerebro. Sorprendente disparate considerando que la mayoría de la gente que conozco nunca se enmontañó porque eran bebés. En cambio, ironía de la vida quizás, dejé de conocer a otros como mi tío, que dejó un bebé que le tocó conocer de primera mano lo mucho que se puede perder en una guerra. 

Thursday, July 5, 2012

La vuelta al mundo con Arnoldo


Yo sé que debería estar escribiendo sobre seguridad ciudadana para participar en el Festival de Blogs, pero no pude dejar pasar el notición del viaje de vacaciones de Arnoldo Alemán por Cuba, Rusia, China y demás escalas de una línea área que me suena a mis años de niñez.

Y es que Arnoldo regresó con una gran epifanía: EEUU no es el mundo. Tremendo. Yo no tengo nada personal en contra de Arnoldo, qué va, ni el hecho de que gracias a él miles de gorditos como yo ganamos mala fama. “Ese gordo hijoe…” decían varios de mis amigos, borrando todo el trabajo de mercadeo que nos ha costado ganarnos la fama de amables, alegres y abrazables.

Yo me encontré una vez a Arnoldo camino a Chicago, cuando aún los dos teníamos Visa para entrar a Estados Unidos. Esa vez él iba con casi toda la familia, parecía que a un evento importante. Iban todos elegantes, en primera clase, con alguno que otro que parecía su guardaespaldas.

En esa época sus hijos estudiaban en colegios “norteamericanos” del país, mientras otros habían estudiando en universidades en EEUU. Hasta apartamentos tenía él y su familia por allá. Negocios también, más lucrativos que una carne asada en El Nuevo Centro Comercial Managua en Miami, supongo.

Thursday, June 14, 2012

Crecer jugando en un periódico

Cuando la rutina nos da un respiro, el bloguero lo aprovecha. Así, mientras algunos duermen y otros conversan con gente a quienes nunca van a volver a ver en sus vidas; "¿y vos a dónde vas?", conversación que esperan se extienda hasta el aterrizaje, no más, el bloguero se pone a lo suyo.

Les decía, aprovechando el receso, quiero contarles de uno de mis lugares favoritos de juego cuando estaba pequeño. Al Periodista en Pijama le gustaba jugar rodeado de reporteros, una rotativa, un laboratorio para velar fotografías, el lugar donde armaban el periódico con resistol y tape, la sala de juntas del Director, y cientos de otros recovecos.

El diario Barricada, que ya no existe, era ese lugar. Ahí toqué mi primera máquina de escribir, donde tecleaba usando las Ks y las Ys, decía yo que era porque estaba escribiendo en Ruso, el equivalente del momento, al menos en mi círculo, de lo que es ahora el inglés.

Luego de llenar media página, corría donde mi editor, mi papá, a entregarle mi reporte. Ahora que lo pienso, qué paciencia de chavalo, calculo que mi papá tenía menos de lo que tengo ahora y aguantar a un chatel como yo debe haber sido todo un reto. Claro, mi mamá no la tenía nada fácil tampoco cuando la iba a "visitar" a ella, pero esa es una historia para después.

Saturday, June 2, 2012

El cuento del BlogsNI


Me disculpo de entrada. El tema de este artículo en el blog del Periodista en Pijama desentona un poco, sobre todo teniendo en cuenta que tengo algunas semanas de no escribir.

Pero bueno, así es la vida. Hoy quiero hacerles el cuento de cómo empezó mi relación con el Festival de Blogs de Nicaragua, BlogsNI. Desde el año pasado, Ronald Hill, el bloguero de Sueños del Caribe, me había instado a hacer un “inventario” de la experiencia del 1er BlogsNI que se hizo en septiembre del 2011.

Le di largas al asunto, hasta hoy, en parte porque otro bloguero, Alberto Sánchez (múltiples blogs), a quien apenas conocí en persona el jueves pasado me hizo el mismo comentario. Ya cuando varias personas te dicen lo mismo, hay que ser bastante terco para no ponerle mente. Sigo.

Todo el rollo del BlogsNI del año pasado empezó cuando Rodrigo Peñalba envió un correo en febrero de 2011 a un grupo de blogueros, entre los que estaba Norman García, Ronald, Martin Mulligan, yo y otros, contándonos que Global Voices, una organización internacional de blogueros en la que él era colaborador, lo había contactado porque estaban interesados en impulsar Festivales de Blogs en países de Latinoamérica y querían que Nicaragua se animara a hacer uno.

Monday, May 7, 2012

El entierro de Tomás Borge


La muerte de Tomás Borge es uno de esos eventos que todos comentan. En las paradas de buses, trabajos, redes sociales, el sofá de la casa del amigo a falta de mecedoras en el porche…. Todos tienen su opinión y les pica la lengua (o las yemas de los dedos) por hacérsela saber a quien sea que esté al lado. 

Algunos opinan sobre el evento televisado, como quizás lo hicieron después del funeral de la Princesa Diana, los Oscars, y otros sucesos que requieren una super producción; decenas de cámaras y unidades móviles, ya se sabe, "la magia de la televisión" es a magia, lo que poliéster es a frescura. 

Otros fingen indiferencia, pero seguro vieron el funeral escondidos en su cuarto con el volumen bajo, como aquellos que en su momento negaron ver “El clón”, pero de repente se les salía un saludo en árabe.

Mientras, otros mantuvieron conversaciones acaloradas sobre la vida de Tomás Borge. Algunos se convirtieron en historiadores amateurs por varios días, citando pasajes recientes para fundamentar la opinión que tienen del personaje. Héroe o villano, depende desde dónde se vea, como ese lugar llamado “Plaza de las Victorias”, que en otra dimensión es también llamada “Plaza del Fraude”, y en la realidad no es ninguna plaza

Friday, May 4, 2012

Cocinando con el tío gordo


Siempre he dicho que me caen mejor los hijos ajenos, en realidad porque no tengo hijos propios, claro. Esos sobrinos de amigos de toda la vida con quienes jugás, te la pasas bien, pero cuando lloran, se cagan o hacen mala cara podés decir: “ya, ya, ahí está el papá”… “ahí está la mamá”. Es como si te invitarán a disfrutar de una buena cena sin pagar la cuenta.

Un par de fines de semanas atrás, mientras ayudaba a la tía china a pelar papas y zanahorias (después de encendido el fuego del asado, supuesto trabajo de “hombres”), mi sobrinito, que me dice tío Gordo y sospecho no sabe cómo me llamo en realidad, llegó a ofrecernos ayuda.

Al inicio pensé “seguro se aburre y nos deja”. Pero no, el chavalo es persistente. Así que yo, el que no cocina por boludo (estoy trabajando en ello, dicen que el primer paso es aceptarlo), le di instrucciones al sobrino, que desde ese momento debe pensar que soy un As de la cocina.

Friday, March 30, 2012

Del agua helada y otros descubrimientos


5 años de trabajo en agencias de cooperación me dejaron de herencia pensar que palabras como empoderamiento, transversal y estructural tienen algún significado más allá de las paredes de las ONGs.

Decir en una conversación “es que ese es un problema estructural”, no sólo suena intelectual, sino que además, con una frase tan conclusiva y ambigua, uno sabe que lleva las de ganar ante cualquier conato de debate que nos esté estorbando servirnos otra ronda.

¿Politiquería nica?=estructural
¿Machismo?=estructural
¿Falta de pensamiento emprendedor?=estructural

En el castellano simple y no el de un consultor bien pagado, “estructural” a mí me suena a decir “mirá, ahí dejalo, no gastes saliva en eso que ese problema no se resuelve en lo que dura este trago”.

Un descubrimiento tremendo, si me preguntan a mí. Un problema que no tiene fácil solución ya que sus orígenes e implicaciones son tantas que, se tendría que hacer no uno, sino X cantidad de proyectos para hacerle frente.

Tuesday, March 6, 2012

Manifestaciones invisibles


Bromeando-en-serio he escuchado a gente decir algo más o menos así: Desde que Daniel es Presidente, las huelgas han desaparecido, no hay tranques, paros, ni manifestaciones…

Y aunque lo que se dice es en tono positivo, siempre agregan una frase que sugiere que se debe en gran parte a que Daniel (o más bien el partido político que lidera) era quien las causaba en primer lugar.

Muchas de esas huelgas y manifestaciones eran apoyadas abiertamente por el FSLN, claro. Cualquier partidario del FSLN, orgulloso de serlo, puede atestiguar seguramente las luchas protagonizadas por ellos mismos contra el aumento al precio del transporte, privatizaciones, el no cumplimiento a la entrega del 6% del presupuesto de la República a las universidades públicas, y una lista que sigue y sigue…

Cuando uno es oposición y el partido que está en el Gobierno te sirve esas oportunidades en bandeja, no hay de otra que aprovecharlas. Y lo digo no como especialista en política (que de eso nada de nada), sino como una persona que trata de ejercitar de vez en cuando su sentido común.

Pues bien, quien diga que no hay manifestaciones, tranques, etc, les está mintiendo o es la persona más desinformada que puedan conocer. Sólo en el último mes han habido tranques cerca de San Benito, Chinandega, por mencionar algunos.

Friday, February 24, 2012

Aquí no pasa nada, miremos para otro lado


Esta semana una noticia me sacudió de mi “zona de seguridad”: la muerte de la corresponsal del Sunday Times, Marie Colvin, y del fotógrafo francés Rémi Ochlik, mientras realizaban su trabajo en Homs, Siria (junto a unas 24 personas más ese día).

La casa donde estaban refugiados junto a otros periodistas, quienes también resultaron heridos, fue fuertemente bombardeada por las fuerzas armadas del gobierno, al igual que otros edificios y residencias de esa ciudad.

Noticias así ocurren todos los días, desgraciadamente. ¿Por qué ésta me sacudió entonces?. Nicaragua, como parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), apoya al gobierno sirio, o lo que es lo mismo, al Presidente de ese país Bashar Al Assad, a quien se oponen algunos sectores de la población siria, dispersos en algunas ciudades. Homs una de ellas.

Para nadie es secreto que nuestra economía depende cada día más de Venezuela, líder espiritual del ALBA. Habrá quienes ven en esto un peligro (dependencia); otros que expresan un odio tan “desde el alma” hacia el Presidente venezolano que han perdido credibilidad y cordura; y quienes agradecen el apoyo de Venezuela como parte de un todo, que es el proyecto socialista, solidario y cristiano en el que se encuentra Nicaragua.

Para estos últimos, el apoyo que Nicaragua da a Siria es un paso necesario hacia ese fin, que es sacar de la pobreza a miles de familias nicaragüenses. Qué importa si en algún lugar del mundo están muriendo personas por la represión de un gobierno, aquí todo bien, vamos hacia delante con nuestro proyecto.

Friday, February 3, 2012

Revisión de Medio Término

- A mis amigos que les gusta inventar términos


Siempre he pensado -"qué onda con esa gente que escribe frases antes de un artículo de opinión". A veces, la cita o dedicatoria está tan desligada del texto que le sigue, que la única explicación lógica que se me viene a la mente es que el autor me está jugando una broma. He leído de todo, desde citas de gente famosa en plan faránduleo, hasta extractos complicados y enredados de libros que nunca leeré, porque solo de pensar en esa cita, me produce una pereza solo comparable a la que uno sufre después de un gran bacanal.

Hoy quiero escribir sobre una conversación que tuve con Migomismo, un broder managüense como yo. Al terminar el 2011, como todos los años, Migomismo se prometió un par de cosas, entre ellas, dejar de fumar paulatinamente, bajar las libras que se le acumularon durante Diciembre (y por qué parar ahí, quizás podía bajar un par de libras más). Se prometió también ser puntual, en fin, ser una "mejor persona".

Migomismo, mientras encendía su quinto cigarro desde que empezamos la conversación, me confesó que estaba fallando estrepitosamente en cumplir sus resoluciones de fin de año, que después de un poco más de un mes de haber empezado el 2012, las cosas seguían igual.

Mi amigo es de esas personas que, cuando se acuerdan de sus promesas, les da un verdadero sentimiento de fracaso no poder ser disciplinado. "Y es que uno debería de poder controlarse a uno mismo" me dijo una vez, "pues, sino somos como los perritos que saltan sobre la primera pierna que ven".

Traté de consolarlo diciéndole que seguro había cientos, qué!, miles de personas en su situación, que yo personalmente había visto el parqueo de gimnasios de la capital donde no alcanzaba ni una enchilada, y que ahora, al empezar febrero, aquello parecía una manifestación en contra del gobierno.

Migomismo se río, aunque no le gustó mucho el chiste de la manifestación. Yo, al ver que la cosa se podía tornar en una de esas conversaciones sobre politiquería nica de las que me corro, y que sé que Migomismo disfruta, me dije, "es hora de irse". Inventé una excusa y la platica terminó, como muchas otras conversaciones llenas de contradicciones.

Thursday, January 19, 2012

Contra SOPA... y lo que venga

Después de darle vueltas a cómo podría aportar desde este blog y Guión Abajo a la protesta por los proyectos de ley Stop Online Piracy Act (SOPA), que se discute en el Congreso estadounidense, y Protect Intellectual Property Act (PIPA), la versión que se discute en el Senado de ese país, llegué a la conclusión que lo mejor era escribir y expresarme.

SOPA y PIPA no son las primeras iniciativas que buscan combatir la piratería en línea, sin embargo, éstas tenían el potencial de terminar censurando a "diestra y siniestra" sitios en todo el mundo. La ley "Sinde" en España, por ejemplo, es otro caso emblemático. Discusiones de este tipo se llevan a cabo en asambleas, congresos y senados de muchos países del mundo, algunas terminan en la aprobación de una ley, otras en una discusión estancada, como lo que parece ocurrirá por un tiempo en el caso de SOPA y PIPA, después que la Casa Blanca dijera que no apoyaría dichas leyes. 

El asunto está en que la industria del entretenimiento, en especial la de Estados Unidos que es la más fuerte, denuncia ser víctima de la piratería. Sus ingresos han caído y con eso, dicen ellos, los empleos entre otras cosas. La industria de la tecnología, representada por actores relativamente "nuevos" (Google, Facebook, Yahoo, Twitter, etc), están de acuerdo en que la piratería es un problema real, pero la forma en cómo pueden hacerle frente ambas industrias los distancia.

Friday, January 6, 2012

Estrés postvacacional


Preocupación, ansiedad, cansancio, excitación y somnolencia diurna. Sin duda, sufro de lo que llaman Estrés Postvacacional. Sé que suena a enfermedad inventada, algo así como cuando alguien te dice que sufre de alodoxafobia.

La mayoría sufre en estas fechas sin saber qué es exactamente lo que lo aqueja, un bostezo a la vez, circulando por Managua, preguntándose dónde están los otros managüenses. La posible respuesta nos causa aún más ansiedad: tal vez siguen de vacaciones.