Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Friday, March 30, 2012

Del agua helada y otros descubrimientos


5 años de trabajo en agencias de cooperación me dejaron de herencia pensar que palabras como empoderamiento, transversal y estructural tienen algún significado más allá de las paredes de las ONGs.

Decir en una conversación “es que ese es un problema estructural”, no sólo suena intelectual, sino que además, con una frase tan conclusiva y ambigua, uno sabe que lleva las de ganar ante cualquier conato de debate que nos esté estorbando servirnos otra ronda.

¿Politiquería nica?=estructural
¿Machismo?=estructural
¿Falta de pensamiento emprendedor?=estructural

En el castellano simple y no el de un consultor bien pagado, “estructural” a mí me suena a decir “mirá, ahí dejalo, no gastes saliva en eso que ese problema no se resuelve en lo que dura este trago”.

Un descubrimiento tremendo, si me preguntan a mí. Un problema que no tiene fácil solución ya que sus orígenes e implicaciones son tantas que, se tendría que hacer no uno, sino X cantidad de proyectos para hacerle frente.

Posiblemente los proyectos tendrían que ser transversales y empoderar a muchos que han sido marginados toda su vida. ¡Tremendo!. ¿Y si le contamos de esto a alguien en un ONG?. Quizás nos terminaría por decir algo como “suena más a un programa y no un proyecto, y para eso necesitas un buen presupuesto, overhead…”.

Yo nunca fui bueno en matemáticas, en gran parte porque era imposible solucionar el problema planteado usando palabras, chagüite pues. No, debía usar fórmulas exactas y siempre terminaba por confundir un menos por un más, y de ahí en adelante el rojo en el boletín era cuestión de esperar a que acabara el mes.

Hablar de esto me recuerda el dicho “sino la gana la enreda”. Pero, ¿y qué ganamos con decir que un problema es estructural?. No lo sé, quizás su uso repetido tiene la intención de hacerle ver a la gente, gobiernos, empresas y las mismas ONGs, que los proyectos (digo, programas), posiblemente no solucionen el problema realmente. Pero mejor no apuntarse el dedo mutuamente porque eso es de mala educación.

El lenguaje ONGecista es tan conclusivo que a la afirmación “la pobreza es un problema estructural”, la única respuesta que se me ocurre es: pues sí.

Y ya con eso la conversación pierde interés. Excepto, una vez regresamos con la nueva ronda, y ahí sí empezamos otro tema: el machismo nos afecta a todos.

Pues eso, el agua helada.  

3 comments:

  1. Pues sí, vivir tratando de inventar el agua helada es, también, un problema estructural :D....jeje

    ReplyDelete
  2. Este post es muy estructural... :) pero no es machista, así que al menos en vez de joder... ayuda...

    El lenguaje ONGista (sumado con el Políticamente Correcto)... suele ser casi como el lenguaje peyorativo, o sea: Lleva una carga de significado más amplia de la que se quiere usar y más pequeña de la que se entenderá.

    La pereza mental nos obliga a generalizar, lo más posible, un problema a la hora de definirlo, y así pensar que existen menos soluciones para una mayor cantidad de problemas.

    Es una maña, una muletilla. Y sumando a que muchos padecemos del Síndrome del Figureo, es también una manera de "Sonar Culazos e Intelectualoideanísticos"

    Kudos por el post! Y que la pijama te inspire a escribir muchos más!

    ReplyDelete
  3. Muy interesante el post,como bien has dicho es un problema cuya soluciòn no es tan simple .Un abrazo.Elena A.

    ReplyDelete