Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Thursday, August 30, 2012

La Juventud Sandinista que me vio crecer

Con sólo unos meses de vida, conocí a muchos amigos de mi mamá y mi papá, todos de la Juventud Sandinista, a los que por muchos años llamé tíos. Yo los veía mayores, pero haciendo cálculos la mayoría habrá tenido entre 20 y 30, la edad que tengo ahora.

Jodían entre sí y se daban bromas pesadas. Una vez, por ejemplo, me pidieron me hiciera pasar por el hijo de uno de ellos para matarle el rally mientras cuenteaba a una chavala. La broma; ir donde estaban flirteando y decirle "papá, dame riales para un chicle", a lo que el amigo de mi mamá sólo pudo decir "tomá chavalo jodido". Sonrisa en mi cara por ver a todos ellos disfrutando de la broma.

Pero la jodedera y las bromas también iban acompañadas de caras serias, preocupaciones, responsabilidades, algunas de las cuales hasta ahora puedo entender. 

Les confieso que desde hace unas semanas vengo dándole vueltas a esta entrada. Quería contarles que además de haber crecido rodeado de periodistas, antes me había tocado crecer rodeado de algunos de los mejores chavalos de su época, jóvenes comprometidos y dispuestos a darlo todo por una causa. Dispuestos a ofrecer el tiempo con sus familias, a llevar a su hijo con unos meses de nacido al lugar de trabajo; a cuidar al hijo de los otros como si fuese de la familia.

Cuando empecé a ver en los periódicos sobre las actividades de la “nueva” Juventud Sandinista, poco después de la toma de posesión de Daniel Ortega en 2007, tuve sentimientos encontrados. Me parecía que, aunque un movimiento legítimo, no dejaba de ser partidario y de resurgir con el partido en el poder. Me preguntaba dónde había estado esa organización durante los años en que el partido no estuvo en el poder, qué actividades desarrollaron en los barrios, en sus comunidades.

Pensaba eso pero también tenía nostalgia por los años de mi niñez, los jóvenes de aquella época que me vieron crecer, muchos de los cuales por cierto ya no militan en el partido.

Y le di vueltas a este artículo, también porque no quería ser sólo uno más de los que llega a 30 años y termina por decir que los tiempos de antes eran mejores.

Yo, por ejemplo, creo que los jóvenes que me vieron crecer se equivocaron al pensar que las voces en la oposición eran pocas. Al igual que muchos de ellos, yo terminé por pensar que la gran mayoría de los nicaragüenses eran partidarios del FSLN, y así lo parecía si veías mi círculo social, como les decía, todos de la Juventud Sandinista. Pero las elecciones de 1989 mostraron otra realidad. Basta preguntar a otros jóvenes de esa época qué pensaban del gobierno, por qué no hacían oposición, y la realidad pinta diferente. Igual, creo que ese es otro error que están cometiendo los actuales miembros de la Juventud Sandinista, pero eso no me corresponde a mí decirlo.

Sí pienso que debe ser difícil formar parte de una organización como la Juventud Sandinista en tiempos de paz. Es un reto, sin duda mantener el enfoque en una lucha, un enemigo, una causa. También lo debe ser en un tiempo en que no hay escasez, en que con un buen salario uno puede disfrutar de varios lujos, a diferencia de otros miembros de la misma organización que quizás no tienen ese buen salario, creando diferencias entre ellos. 

Claro, en el tiempo en que yo crecí no es que no hubiesen diferencias, las había, como siempre las hay en organizaciones con una jerarquía. Siempre hay un jefe, ella o él siempre tienen privilegios, eso hasta en el socialismo compañero.

A la distancia, creo que debe ser difícil, pero al mismo tiempo me gustaría pensar que el compromiso está ahí, como el de los amigos de mi papá y mi mamá, las ganas de hacer algo por el país, o de pensar que están contribuyendo con su trabajo, contar con personas así siempre será bueno. Pero ese es el asunto con la nostalgia, a veces juega con truco.

Actualizado. 3 de septiembre de 2012

** Pequeño comercial: Si les gusta el blog, les pido se inscriban al boletín a través de correo electrónico que se envía cada vez que hay un nuevo artículo. Dar clic al link:  Suscribirse a Periodista en Pijama por correo electrónico

3 comments:

  1. Pues te comenta un joven (24) que no es parte de la juventud sandinista, pero que si llama sandinista, y comento esto lejos de discutir sobre el por que serlo o si por que apoy al presidente inconstitucional etc etc etc...
    Juventud sandinista, en mi pueblo hay una organización, hay chavalos que son de la juventud, que apoyan los proyectos del gobierno, que salen a repartir colchonetas, bonos para madres de caidos y van, pues si, por vagar como dicen, pero van y lo hacen a veces sin un peso en la bolsa y con el lema "la alegria de vivir en paz"
    Si soy sincero, no se donde vallamos a parar, hay tambores de guerrra en el horizonte que nadie quiere oir, pero hay juventud sandinista y de entre ellos, con todo y diferencias, hay unos que dan la vida y ponen el pecho por la causa....
    que dilema...
    saludos...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos aldogal. A esto me refería, contar con jóvenes con la iniciativa de hacer esas cosas que describís es importante para el país... claro, hay una dimensión partidaria, un proyecto, pero como dije, no es a mí a quien me toca valorarlo... Espero que esos tambores que mencionás se queden lejos, sólo sean un murmullo, hace algunas semanas http://www.periodistaenpijama.com/2012/07/del-parque-y-otras-perdidas.html#more gracias por leer el blog.

      Delete
  2. Yo no vengo a hablar de la juventud, vengo a hablar yo como joven y representante de mi mismo. Repartir colchones, cocinas y demás dádivas (que al final no lo son) no forman parte de un compromiso social que vayan a formarme como persona. Nadie puede dar lo que no tiene, ¿Cuál es el legado que deja la JS actual para las futuras generaciones? ¿Cuál es el objetivo real de esta JS? Porque lo que yo veo es servilismo y alabanza a una figura política que ya está momificada. Lo bonito de esto es que la política te ciega, porque cuando las personas dicen que: "esta mula es mi macho" de ahí nadie los saca. Esta entrada ha sido muy sensata al momento de escribirse porque no se revela otra cosa que no sea verídica en la situación actual en la que estamos.

    ReplyDelete