Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Monday, January 28, 2013

Autocrítica

Después de escribir mi última entrada al blog, un pensamiento me ha rondado estos días sobre mi papel en la solución del problema de abuso y violencia contra las mujeres. ¿Será que por el hecho de ser hombre estoy más cerca de ser parte del problema que de la solución? ¿Será que los códigos culturales y educativos están tan ocultos en mí como el supuesto amor que debería sentir por el pinolillo o la prosa de Darío?

Adelanto: difícilmente en esta entrada termine diciendo que soy más parte del problema que de la solución. Daré varias vueltas al asunto tratando de convencerlo y sobretodo convencerme de que soy parte de la solución. Ya saben, a uno le gusta tener una visión positiva de uno mismo, al menos a mí me pasa. Andar por la vida creyéndose el malo de la película no es lo mío.

Decía... ocurre de vez en cuando que uno trata de ser autocrítico, se ve al "espejo", se estudia detenidamente y hace un análisis "objetivo" desde su propia visión, valores, principios y amor propio, algo de lo que uno no se puede deshacer fácilmente.

Y sólo a veces también nos tomamos el tiempo de pensar qué haríamos en caso de ganar la lotería ¿despilfarraría el dinero o lo utilizaría adecuadamente?... O cosas más probables como: ¿actuaría diferente si tuviera una hija en lugar de un hijo, o viceversa?; ¿existe alguna situación en la que podría llegar a pegarle a mi pareja?; ¿qué pasaría si escribiera todos mis blogs con enfoque de género, se harían más largos pero más equitativos o sonaría a discurso panfletario?... Todas preguntas que surgen en momentos de ocio o depresión severa, por ejemplo, mientras se espera ser atendido en el banco un 15 de diciembre, situación que recoge ambas.

Friday, January 4, 2013

Las coincidencias no existen

De entrada aclararles que mi conocimiento de las matemáticas y cualquier cosa relacionada es casi nulo. Decirles que el único recuerdo que tengo de álgebra, por poner un ejemplo, es la portada del libro Baldor; un señor con vestimentas árabes delante de un paisaje que me hacía querer escapar y vivir aventuras desconocidas, pero de "X" o "Y" lo justo para estar aquí con mi Licenciatura en Periodismo en Pijama.

Valga la aclaración por lo siguiente. Hace unos días, una amiga me contó en un ejercicio de búsqueda de paz mental, que en su niñez sufrió de abusos. Alguien cercano a su familia le tocaba y manoseaba, luego la amenazaba que si decía algo nadie le iba a creer. En este caso, el abusador no llegó a más y mi amiga ha podido con los años sobreponerse a seguir viendo al comemierda ese durante todo este tiempo en eventos familiares (disculpas por el lenguaje fuera de tono, pero no encuentro razón para usar palabras disfrazadas para describir al sujeto ese).

Mientras me lo contaba, recordé relatos de abusos de dos amigas más. Una de ellas sufrió durante muchos años, y en ese caso el abusador sí llegó mucho más lejos. Ella denunció a ese otro comemierda y nada ocurrió, su familia le dio la espalda mientras todos le decían mentirosa y acusaban de querer herir a la familia. Así hasta ahora que ella ha tenido que aprender a perdonar, pasar página y tratar de vivir con las secuelas.

Ninguna de mis tres amigas estaba en "situación de riesgo", como dicen en lenguaje ONGesista. Ninguna vivía en un hogar pobre, en hacinamiento, o sus abusadores sufrían de alcoholismo o drogadicción.