Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Thursday, April 25, 2013

Desviación pequeño-burguesa

Siempre miré de reojo las bolsas de papas fritas congeladas que venden ya preparadas en los supermercados. Su empaque, en inglés, me hacía pensar que seguramente tenían un precio exorbitante. Una desviación pequeño burguesa que no estaba dispuesto a darme.

Y no es que no me gusten las papas, las adoro. Y cómo no las voy a adorar si en mi cabeza aún recuerdo un anuncio, con canción pegajosa incluida, que motivaba a la gente a comer papa.

Mi mamá me aclaró que fue después de una gran donación de papas de un país de la ahora desaparecida Unión Soviética. Cuál, no sé. Algunos nicas, amantes todos de las teorías conspirativas, decían que venían de los campos cercanos a Chernobyl, y que por eso además su gran tamaño. Leyenda urbana.

El spot (que no he podido encontrar), tenía imágenes de cientos de papas cayendo por una línea de producción, en canastos del mercado, en el plato. La letra decía "La querés en guiso, que qué!... Me gusta el puré de papa, me gusta la buena comida".

Un día decidí comprar las papas congeladas, como una manera de demostrarme a mí mismo que los tiempos cambian, que ahora sí podía comprar productos importados. “Ya sólo falta que empecés a jugar Tenis o Badminton”, me advirtió Migomismo. El precio no era tan exorbitante después de todo, las reglas del mercado y el capitalismo, cosa que no entiendo.

Siempre he sentido algo de sospecha de la gente que nació después del 90. Pienso que no les tocó comer pastel con el baño tieso, con la leche condensada escasa. No. Tampoco les tocó ver cómo alguna gente vendía huevos ilegalmente. Seguro nunca les pasó que no pudieran pedir una gaseosa en un restaurante, porque para hacerlo tenías que pedir algo de comer.

Algo de mágico tenía esperar los dibujos animados en el televisor Caribe amarillo, al que debía pegarle en el costado para que terminara de encender. Si le pegaba más de dos veces era peligroso, hubiera sido una tragedia. Ahí vi La Princesa de los Mil Años, hasta ahora la mujer más linda que he visto, y eso que la conocí en blanco y negro.

Por cierto, el sabor de las papas congeladas son "otros cien pesos". Nada que ver con las papas del anuncio. A mí me gusta el puré de papa, me gusta la buena comida.

¿Ya te suscribiste al boletín electrónico?


Enter your email address:


Delivered by FeedBurner


3 comments:

  1. Una papa podría escribir algo mejor sobre vos, o sobre cualquier cosa, que lo que vos escribiste sobre ella.

    ReplyDelete
  2. @Anonymous, qué te puedo decir, uno hace lo que puede

    ReplyDelete
  3. jajajaj tus publicacioness son divertidas y a la vez reflexivas, definitivamente los tiempos cambian y además nunca se sabe si para bien o para mal, en cuanto a la Princesa de los Mil... yo la estoy viendo en canal 6 la psan los sabados y los domingos por la manana junto con Candy Candy que tambien veo jajajaja, no se por que lo reto me fascina, tal vez sea por que no lo vivi en su totalidad...

    ReplyDelete