Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Sunday, September 8, 2013

Mis amigas

Quién sabe cuántas canciones habré "fusilado" tratando de describir el amor que sentía por aquella amiga que nunca llegó a ser nada más que eso. Ahora estoy convencido de que esas letras no tenían nada que ver con el amor adolescente que sentía; un coctel de hormonas inestables y las ganas de vivir una historia de pasión digna de novela brasileña... Pero ni mi amiga era doña Bella, ni yo uno de sus amantes.

Si me dejara llevar por mi tendencia a lo trágico, diría que mi adolescencia fue tormentosa, de declaraciones de amor correspondidas con un "lo siento, pero te quiero como amigo". Maldita amistad, llegué a pensar; ese tipo de frases pueden confundir a cualquiera.

Algunos años después me daría cuenta gracias a las series de televisión, que la frase esa no es más que otra manera de decir que tal vez sos linda gente, quizás hasta algo simpático, puede ser que tus ojos y tu sonrisa sean peculiares, y puede que hasta tengas un buen sentido del humor, pero nada más.


Ahora sé que cuando hay interés entre dos no hay amistad que valga, y aunque a esa edad ya lo sospechaba, algo en mí me obligaba a ahogarme en un mar de lágrimas adolescentes. Porque si de sentir se trata, lo que venga hermano, algunos nos tiramos de frente a las olas. La insensatez no tiene edad.

Debo aceptar que algunas de esas declaraciones de "intención", por ponerle un nombre, fueron mal ejecutadas y casi kamikazes. No bromeo. Tanto así que una amiga una vez me dijo: "Carlos, sos un payaso", me sonreí y ahí acabo eso.

Por otro lado, a veces las amigas parecen dar señales contradictorias para el ojo poco entrenado. Por ejemplo, la que me dijo una vez: "no tenía ni idea que sentías eso por mí", y eso luego de varias cenas a la luz de las velas con vino tinto, algo que no debería prestarse a confusiones a los 16 años. Pero hay amigas que no se enteran, al menos eso dicen.

Pero tampoco se trata de jugar a la ruleta rusa y ver si la pegas con alguna chavala. El corazón es un músculo y hay que tener cuidado de no forzarlo de manera innecesaria. Hay que esperar y ser intrépido sólo cuando toque. El resto del tiempo, es mejor buscar otra cosa qué hacer, tal vez algo de ejercicio o desahogar las ideas en un blog.

En un giro cómico, muchas de mis amigas, incluso las que me "batearon", fueron las que me ayudaron a transitar los años que siguieron.

Alguien una vez me dijo que si uno siente algo muy fuerte por una persona, es probable que la otra sienta algo por vos también. La experiencia me dice que eso usualmente no es cierto, o al menos tal vez no es el sentimiento que uno andaba buscando, y sin embargo, hay que saber dar las gracias por las amigas que uno mantiene, aunque en algún momento te hayan bateado.


¿Ya te suscribiste al boletín electrónico?


Enter your email address:


Delivered by FeedBurner

5 comments:

  1. Ah! Enamorarse de las amigas es trájico cuando no es un juego de hormonas. jajaja. Después del compromiso no se vuelven a ver y se separan el grupo de amigos. Bueno. A mí me sucedió.

    ReplyDelete
    Replies
    1. sí, toda la razón, lo he visto pasar, aunque claro no en mi caso :D... saludos.

      Delete
  2. jajajjjjaj terrible época, declaraciones con chocolates, paletas payasos y versos incluidos, yo siempre fui cursi, y luego claro, las interminable sesiones de llantos... aunque me considero afortunado, tuve suerte más de una vez

    ReplyDelete
    Replies
    1. :D es una época un poco extraña, sobre todo por las inseguridades, el no saber si te van a decir que sí o no, estar un poco "secuestrado" por ese cóctel inestable, pero bueno, ahora que ya pasó uno lo recuerda con cariño... me alegra que hayas tenido suerte, yo tuve que esperar algunos años. Saludos.

      Delete
  3. Buen post! Todo mundo ha tenido enredos con amigos. A me paso ya, también en esas épocas adolescentes donde la frontera entre la amistad y el amor no está tan clara. Aunque no creas ya viejos también hay sus enredos y bien hechos.

    ReplyDelete