Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Wednesday, June 11, 2014

El país que dejó de reír

Finalmente hemos alcanzado un punto en la historia de Nicaragua en la que hay más controversias en redes sociales que huelgas y manifestaciones en las calles. Ahora que ya hemos resuelto las cosas serias, es momento de preocuparnos por algunas injusticias y desigualdades que estaban desatendidas.

No lo digo con sarcasmo, es un hecho comprobable científicamente. Citaría alguna cifra para respaldar lo que digo, pero seguro muchos no la entenderían… digo, la broma, no la cifra, mejor aclarar antes que herir susceptibilidades, que alguien lea entre líneas y especule sobre lo que estaba pensando en el momento mismo en el que escribí esta línea. Porque a decir verdad hay muchas cifras que señalan un bajo conocimiento de matemáticas en muchos ciudadanos del mundo, pero no se trata de señalar a nadie, aquí se es respetuoso.

En los 90s e inicios del 2000 hubo tantas huelgas y marchas en este país (por el 6%, la privatización de la energía y el agua, acuerdos comerciales internacionales, la cancelación del concierto de Arjona, etc, etc) que ya tocaba el turno a los comediantes; esa gente que se quiere pasar de lista, que se quiere reír a costa de otros, de nosotros, de los problemas culturales que no podemos enfrentar sin levantar la voz y cachimbear a alguien, de esta vida insoportable que llevamos, del calor, de la lluvia que no cae… Maldito el niño… y la niña, porque aunque científicamente no tienen nada que ver uno con el otro, por asuntos de igualdad de genero, mejor escribirlo.

Vivimos tiempos confusos en los que alguna gente baila la macarena frente a la policía en señal de protesta no violenta, aunque se vean ridícul@s, aunque luego los cachimbeen de madrugada; o que muestran sus senos en señal de protesta por la violencia que sufren las mujeres, aunque saben que un montón de morbosos compraron el periódico al día siguiente sólo para ver las fotos, sin saber que en Facebook las podían encontrar gratis el día anterior…

No que esté comparando una cosa con la otra, sólo estoy escribiendo cosas al azar porque sí, porque este es mi blog, porque este es mi espacio, porque si esta es la primera vez que lees algo aquí seguro no vas a entender de qué va la cosa. Y eso está bien, por eso el blog se llama Periodista en Pijama y no Periodista Super-Super Serio. Aunque a veces es serio, y a veces está impulsado por cosas que el autor lee, como esta vez, y que se aburre de sólo comentarlas con Migomismo.

Mi intención no es ofender a alguien, caerle en gracia a todos, es expresar mi opinión, tal vez incitar alguna discusión, mejor si no es pasada de tono, mejor si no es a las dos de la mañana en Twitter con los “ánimos” encendidos.

Claro que sería excelente tener un equipo de escritores como los de The Daily Show, The Late Night Show, Chespirito, escribir chistes buenísimos TODO EL TIEMPO, hacerlo orinar de risa querido lector, pero no, soy sólo yo.

Y veo que hay otros, los leo, veo sus videos, a veces me dan risa, a veces no, a veces me hacen pensar, a veces cierro la ventana del navegador cuando estoy terminando de leer la segunda línea y reseteo la máquina para que no guarde algo en su memoria Caché.

Sí, a veces quisiera pegarle un galletazo a uno de ellos, como a la gente que se mete en las filas de la carneasada. Pero no, no se trata de eso. Se trata de buscar cómo demandar a los cantantes, esa gente talentosa que toca instrumentos, que sale con las chicas guapas, que tienen tatuajes y no los meten presos, sin ellos todo será mejor, se los prometo.


¿Ya te suscribiste al boletín electrónico?



Enter your email address:


Delivered by FeedBurner

1 comment:

  1. Es que entre tanta aparente incoherencia mi hermano realmente se lee la esencia, es tu protesta....

    ReplyDelete