Buscame en Follow czeroberto on Twitter (o mejor hacele clic al botón)... y si te gusta el blog, podés también darle like a la página en Facebook

Tuesday, June 16, 2015

Es un asunto de confianza


Llegados a este punto, no creo que hayan personas que aún defiendan que en Nicaragua exista transparencia. Digamos, defender en un monologo interno, donde nadie más escucha y quien argumenta tiene los mismos conocimientos que uno mismo; no suposiciones, creencias o intereses ocultos. Conocimientos, nada más. Algo que han visto o escuchado de primera mano, por ejemplo. No algo que alguien les contó que alguien le dijo.

Y aún así, y aunque todos creamos que no hay transparencia, muchos creen que eso no –necesariamente- significa que haya corrupción.

Unas semanas atrás un amigo rumano me dijo no entender por qué Nicaragua era un país con tantos problemas económicos, siendo uno de los países con los niveles más bajos de corrupción en Latinoamérica.

Qué puede uno decir ante una afirmación como esa. De la realidad rumana sé muy poco, y eso poco que sé es porque este amigo me lo ha contado, así que no espero que él sepa de la realidad nicaragüense.

Más allá de eso, lo que yo mismo sé de la realidad nicaragüense es lo que he leído o he escuchado de otras personas –digamos que bien informadas algunas, pero ¿qué es estar bien informado?-.

Nunca, y lo digo con toda sinceridad, he estado en una situación en la que he visto o escuchado de primera mano a alguien con verdadero Poder político o económico en el país decir con claridad cómo se maneja el dinero de la cooperación venezolana, por poner un ejemplo digamos al azar. Así que yo, está más que claro, no soy una fuente confiable, como tampoco creo que lo sea la fuente de mi amigo rumano.


A mi amigo le dije que la respuesta a su duda entonces dependía de quién la respondía. A mi entender, sin transparencia, todo queda en un asunto de confianza. De la confianza que haya depositado esa persona en quienes tienen verdadero Poder político o económico en el país.

Me gusta pensar que la única forma de estar seguro de algo es tener los conocimientos que te permitan llegar a una conclusión cercana a estar correcta. Un reporte detallado publicado por una organización sin ningún interés oculto, tal vez. Uno que pudiese decir cuál es el valor total de la cooperación venezolana y cuánto se ha invertido y en qué, digamos volviendo al ejemplo al azar. Sería magnífico aspirar a algo así, pero creo que la mayoría de los nicaragüenses no tienen confianza en que algo así ocurra.

Así pues, una cancha de fútbol construida en mi barrio, la construcción de un hospital o Centro de Salud, o la remodelación completa del Malecón de Managua o el Parque Luis Alfonso Velázquez, más allá de ser obras importantes, ¿son suficientes para descartar que en Nicaragua haya corrupción? ¿Qué tan grande puede ser esa corrupción? ¿Podríamos vivir mejor sin esa corrupción, en el hipotético caso que existiera? ¿Será alguien corrupto porque todos somos corruptos?

Y sin esos conocimientos, todo queda en un asunto de confianza, como quien deja de luchar contra la corriente que lo arrastra mar adentro… quizás regrese a la costa sano y salvo, quizás no. Así se vive en Nicaragua, con algunos confiando mucho y otros nada, pero con la corriente siempre siguiendo su curso.

¿Ya te suscribiste al boletín electrónico?



Enter your email address:


Delivered by FeedBurner

No comments:

Post a Comment